Blog de trastornos del neurodesarrollo infantil

logo-izquierda
mochilas espalda niños

Mochilas, ¿cómo proteger la espalda de los niños?

El equipo de fisioterapia pediátrica sabe que una espalda bien cuidada desde pequeños previene múltiples lesiones. Por eso hoy queremos compartir con vosotros 6 recomendaciones prácticas a la hora de llevar la mochila:

1: Un límite de peso para cada edad

El peso máximo de la mochila no debe superar el 10-15% de su peso corporal. Por ejemplo, si tu hijo pesa 35kg, lo ideal sería que llevase 3,5kg de peso, pudiendo cargar un máximo de 5,35kg. Puedes utilizar la báscula de casa para medir durante una semana cuánto pesa cada día la mochila y hacer los ajustes necesarios en caso de llevar más kilos. A veces la solución pasa por dejar parte del material en clase, comprar libretas más finas, o revisar que sólo llevamos los libros imprescindibles para ese día.

2: No todos los tamaños valen

El tamaño de la mochila debe adecuarse al tamaño del niño. Las dimensiones no pueden ser mayores que su espalda.

3: Colocación de la mochila

Colocarse la mochila adecuadamente es importante. Debe ir apoyada sobre la zona lumbar, unos 5cm de la cintura.

4: Cargar con los dos tirantes

Para evitar que el peso esté descompensado y por tanto una parte de la espalda cargue más que que otra, los dos tirantes deberán ir apoyados sobre los dos hombros. Es recomendable que sean anchos y estén acolchados; también es bueno que ajustemos los tirantes de manera que la mochila quede pegada al cuerpo.

5: Correas delanteras

Para mayor sujeción, existen mochilas con correas delanteras que permiten distribuir el peso de forma equitativa y que ayudan a que la mochila se mueva lo menos posible. Son tiras muy similares a las mochilas que los senderistas y corredores de montaña utilizan para caminar y correr, precisamente porque ayudan a distribuir la carga. Estas correas se recomiendan especialmente en niños que ya presentan problemas de espalda o notan molestias frecuentemente.

6: Distribución del peso

Colocar primero los objetos más pesados, como por ejemplo libros y libretas, dejando para lo último los objetos más pequeños como el estuche, almuerzo, o neceser.

El equipo de Neural desea a todos los alumnos que acaban de empezar las clases un magnífico curso donde no importe tanto el resultado como el esfuerzo que cada uno hace por superarse. ¡A por ello campeones!

Otras categorías
Relacionados